Loco Dice

De vez en cuando aparece un DJ o productor que inspira el imaginario colectivo. Si has visto a Loco Dice durante su residencia de diez años en el Tribehouse de su natal Düsseldorf, o en el DC-10 de Ibiza (de 2002 a 2006) tendrás una idea de esto. Loco Dice es capaz de conjugar estados de ánimo intangibles con un enfoque directo.

A través de sus sesiones como DJ o en sus producciones para sellos como Minus, Cadenza, Ovum, Four Twenty y Cocoon, combina perspectivas de su delicado sentido del sonido y atmósferas reflexivas, respaldadas por sólidos ritmos físicos inspirados en el hip hop, sonido que fue de sus primeros terrenos de acción en la segunda mitad de los 90s. Hay algo ahí para los soñadores, así como para los que sólo quieren perderlo todo al entregarse a la pista de baile.

Esta fusión de perspectivas no es accidental. Loco Dice, con su temperamento mercurial, puede dejar a sus pensamientos huir con él, pero tiende a perseguir esas ideas y convertirlas en una realidad artística. Sus DJ sets, ya sea en la rave más grande de Alemania, el Timewarp, Cocoon en Ibiza o en una fiesta en la playa en el sur de América, son orquestaciones espontáneas alimentadas por los matices de una noche, lugar o público. Comenzó una fructífera asociación en el estudio con con Martin Buttrich en 2002, presentando temas como “Dope Shit Phatt”, “Menina Brasiliera”, y “Seeing Throught Shadows” producciones meticulosamente planeadas por Dice.

La familia es importante para Loco Dice, como se puede ver en uno de sus tatuajes, una obra del arte estilo chicano con la leyenda “Guadalupe”. La palabra familia es la que siempre usa para referirse a las personas cercanas a él, y es la forma como también se refiere a las subculturas. Dice es inspirado por aquellos que construyen fuertes equipos con las personas creativas.

Este sentido de familia es lo que él quiere crear con proyectos como el sello Desolat con Martin Buttrich, y en la agencia de representación de artistas Alife Artist con Tom Preuss. Al visitar la oficina de Desolat y Artist Alife, lo impresionante es encontrar tantas culturas diferentes. La forma de experimentar Alemania para Loco Dice es a través de amigos y colaboradores de África, Europa Oriental, Italia o de ascendencia Turca. Loco Dice se interesa por todo tipo de personas y culturas artísticas: está orgulloso de la gente que aporta un toque creativo a lo que hace, informada por una vida llevada ligeramente fuera de lo ordinario.

Así, la comprensión innata que Dice tiene hacia las personas: lo que sienten, lo que los emociona y lo que quieren imaginar, es algo que lo distingue de otros DJs. Al pinchar en ibiza es muy consciente de la diversidad de nacionalidades que ahí se reúnen, el pantano de diferentes deseos para ser atendidos. Su guionista interno le permite traducir los sonidos e interpretarlos a la perfección, ya sea en Nápoles o en Nueva York. Loco Dice es igualmente capaz de inspirar, de crear esa atmósfera embriagadora que sólo se puede experimentar en una multitud de miles de personas. Esa habilidad cultivada originalmente en el DC-10, está también influenciada por sus experiencias de gira con importantes artistas de hip hop en los años 90.

Marc Spoon solía prometerse que en algún momento Loco Dice colocaría lado a lado el house y el hip hop hasta “venir a ser uno de nosotros”, uno de los creyentes del techno. En cierto sentido, tenía razón, Loco Dice nunca deja nada atrás: sigue pinchando clásicos, ya sea techno desde Maurizio hasta Basic Channel o house de DJ Sneak, y todavía es un aficionado de la composición musical basada en estructuras de canciones y líneas de bajo de hip hop. Al final del día, como Loco Dice lo ve, todo sucede en loops, y es su trabajo trazar una línea para esbozar los siguientes escenarios de su banda sonora.

Incluso si la vida tiende a ser impredecible, el siguiente paso no tiene por qué ser un juego de azar. De hecho, Loco Dice muestra a través de sus composiciones que se puede ser muy bien planeado. Al escuchar su música, llegan a la imaginación acompañamientos cinematográficos, y se comprende cómo algo cuidadosamente construido puede comenzar dejando volar la fantasía.